ÍndicePortalCalendarioFAQBuscarMiembrosGrupos de UsuariosRegistrarseConectarse

Comparte | 
 

 3.1.1 El lugar de San Agustín en al Patristica

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
~α∂яîαŋα~
Admin
avatar

Mensajes : 29
Puntos : 105
Fecha de inscripción : 03/12/2011
Edad : 24

MensajeTema: 3.1.1 El lugar de San Agustín en al Patristica    Dom Dic 04, 2011 3:10 pm

Agustín de Hipona es la más importante figura de la Patrística Cristiana, recogiendo gran parte de la tradición filosófica que le precede ejerce gran influencia en la historia del pensamiento occidental. Con frencuencia su pensamiento es fluctuante y no llega a conclusiones definitvas. Polémico y problemático, pretendía comprometerse con sus escritos.
Influencias maniqueístas y escépticas

El maniqueísmo, reunía elementos paganos y cristianos ofreciendo una "iluminación" del alma que identificaba el bien con la luz. A una persona como Agustín, atormentada por la lucha moral, el maniqueísmo le ofrecía una solución al problema del mal:
"Me parecía que no éramos nosotros los que pecábamos sino que era no sé qué naturaleza la que pecaba en nosotros" Confesiones, Agustín

Por otra parte, el dalismo maniqueo era cerradamente materialista. Dios, como principio del bien, era luz corpórea:
Cuando quería pensar en Dios no podía imaginar sino masas corpóreas, pues pensaba que solo lo que fuera cuerpo podía existir. De aquí nacía mi creencia en que la substancia del mal era también corpórea, una masa oscura y sin forma, que podía ser pesada - y que (los maniqueos) llamaban "tierra"- o ligera y sutil como el aire - y la imaginaban como una mente maligna que reptaba la tierra. Y como no podía creer que n dios bueno hubiera odido crear una naturaleza mala, imaginaba que existían dos masas corpóreas, contrarias e infinitas, aunque la mala menor que la buena" Confesiones, Agustín

El maniqueísmo, no obstante, decepciona a Agustín puesto que proponiendo la simplicidad del bien ante el mal, no era posible hacer progreso alguno.
El interés por el escepticismo, marca una ruptura en su pensamiento con el maniqueísmo: "pensé que los filósofos académicos habían sido más prudentes al afirmar que se debe dudar de todas las cosas, que ninguna verdad puede ser comprendida por el hombre" Confesiones, Agustín
San Agustín perteneció en primer lugar a la secta maniquea formada dentro del movimiento gnóstico, más tarde profesó su escepticismo académico que abandonó para convertirse al cristianismo en el 386, gracias al influjo personal de San Ambrosio y al conocimiento de la filosofía neoplatónica.

En el año 391 fue ordenado presbítero y posteriormente elegido obispo de Hipona. San Agustín fundó un convento e instituyó una orden religiosa.
Se dedicó principalmente a luchar en defensa de la fe, sin embargo no descuidó su formación intelectual que le llevó a sobresalir como metafísico, historiador, teólogo, músico y moralista.
De las numerosas obras que escribió cabe destacar La ciudad de Dios, Retractaciones, Soliloquios, Confesiones, Contra los académicos, La Trinidad.
San Agustín ha ejercido una influencia decisiva hasta nuestros días. Las teorías fundamentales de la Edad Media se apoyan en él. En la Edad Moderna, autores como Lutero, Descartes, Malebranche y Pascal retoman alguna de sus doctrinas.

* Punto de partida de su filosofía

El fin de la filosofía de San Agustín apunta a la consecución de la felicidad. El único camino para obtener la felicidad es ascender progresivamente hasta el Ser supremo partiendo de la interioridad del hombre.
De esta forma los objetos de su filosofía van a ser el alma del hombre y Dios.
Puede concluirse que la filosofía de San Agustín está subordinada a la religión: la filosofía y la razón necesitan de la religión y la fe. Luego la razón y la fe van unidas y se complementan: la fe es el elemento que consolida y enriquece la actividad de la razón.
Su filosofía ha sido llamada metafísica de la experiencia interior puesto que la estudia desde el interior del hombre.

* Naturaleza del hombre: el alma
San Agustín, al igual que Platón, considera que el hombre está formado de cuerpo y alma que se han unido accidentalmente. El alma, que es el principio vital del hombre, está destinada a regir al cuerpo. De esta manera se mantiene la superioridad del alma con respecto al cuerpo.
San Agustín, al plantearse la cuestión del origen del alma , al principio sostiene la doctrina generacionista (el alma es engendrada por el alma de los padres, al igual que el cuerpo), posteriormente, sin embargo, se inclinaría por el creacionismo (el alma es individualmente creada por Dios para cada cuerpo).

* El conocimiento: la verdad
A San Agustín le preocupa el tema del conocimiento, concretamente la búsqueda de la verdad y su justificación.
Parte del hecho de que existe la verdad y hay posibilidad de encontrarla. De esta forma llega a una serie de verdades de evidencia inmediata. Una de estas verdades es la verdad de la propia existencia que se revela en la actitud pensante y puede resumirse de esta forma: si dudo, si sueño, si me engaño, además de ser verdad mi duda, mi sueño y mi engaño, es también verdad que existo; si no existiera no podría dudar, ni soñar, ni engañarme.
Otras de las verdades claras y evidentes pertenecen a la Lógica y a la Matemática, a la conciencia y a los principios morales.
Existen otras verdades mediatas, que necesitan demostración y a las que se llega por medio del razonamiento.
Ahora la verdad que busca San Agustín es una verdad total y única, eterna e inmutable, por la que son verdaderas las cosas que lo son. Esta verdad es Dios, como ser, como luz y como bien. Dios es la guía de la conducta del hombre y objetivo de sus aspiraciones.

* Dios
San Agustín afirma que el fin último del hombre es Dios. Con Dios, se alcanza la felicidad.
Bajo este supuesto, San Agustín se propone demostrar racionalmente la existencia de Dios y determinar su esencia.
- Existencia
Existen dos vías para demostrar la existencia de Dios:
- Observación de la contingencia y mutabilidad del mundo. El mundo, los seres nacen y mueren, por lo tanto son contingente, es decir, no pueden existir por sí mismos. Necesitan de un ser supremo que les haga ser contingentes y este ser es Dios.
- Prueba de la verdad. Existen en el entendimiento ciertas verdades que por ser eternas y necesarias están sobre el hombre y sobre su razón. Estas verdades sólo pueden proceder de Dios que es la Verdad eterna. Luego queda demostrada la existencia de Dios.
- Esencia.
El conocimiento de la esencia de Dios se adquiere a través del estudio de las propiedades del mundo, que es obra creada por él.
San Agustín se inclina por la teología negativa: a Dios se le conoce mejor negando de el las propiedades de los seres creados que afirmando algo positivo.
De esta manera, frente a la realidad contingente, mutable, finita, imperfecta del mundo creado, Dios se erige como Ser supremo, inmutable, infinito y perfecto.

* Creación del mundo
Dios ha creado el mundo por medio del Verbo divino, segunda persona de la Santa Trinidad. Lo creó libremente de la nada, sin materia preexistente y conforme a las ideas eternas que existían en su mente (ejemplarismo), de esta forma el mundo es un reflejo de las ideas divinas.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://ceuni-pedagogia.forosactivos.net
 
3.1.1 El lugar de San Agustín en al Patristica
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» Un sueño diferente pero en el mismo lugar casi siempre .
» Toma Tu Lugar – Serie Ambientes (Paz) (2014)
» El fenómeno Jotts. Objetos que desaparecen y luego aparecen en otro lugar
» En un lugar de África cae maná del cielo
» Cosas que cambian de lugar, objetos que desaparecen y aparecen en otro lado

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
 :: .::Materias::. :: Filosofía de la educación :: Unidad 3: La educación en la edad media-
Cambiar a: